Pendientes

En un momento limpio, vacío…
Desde allí se crea la magia.
Así queda para la eternidad.
Atemporal en su diseño,
estable en su esencia,
perfecto en lo imperfecto…